miércoles, 2 de abril de 2008

Hipocresìa

A galope
sordamudez en el aire tibio
anida el vértigo

Dos sombras flamean
en el umbral de una puerta marrón desteñida
auspicia el cielo fogata de mariposas
la nona teje colores
se asoma por la ventana
hay seis platos en la mesa
y ellos en su puesto de trabajo
y el ovejero traiciona a su dueño
y la cantimplora está seca
y el beso
y el hambre del poder se revuelve en las tripas

Sueños
o recuerdos
o deseos de una vida

Se detiene el camino
ante la mirada ciega
o dormida
u oculta detrás de párpados muertos

El gris-verdoso de la humedad
se devora la pared
la cordura en quiebra de los ambiciosos
sólo muestra al mundo la derrota
por su deseo infalible de superioridad

Qué lindas las mariposas
Qué desagradables los guzanos

El cuchillo afilado por la sangre desprotegida
y la mano agrietada se mece en la cuna
ecos quebrantados en el pastizal seco
el calor ha despertado berrinches
ilusiones encadenadas a motores dormidos en tinieblas
el trote lento y equilibrado del razonamiento
al final del recorrido.

(23/06/05)


1 comentario:

*MeL* dijo...

Volviste al ruedo, a unir retazos... que lindo volver a leerte...

Muy buena secuencia de imágenes...

La mano que mece la cuna ( me hizo acordar a aquella película de ese nombre) ...

Muchos abrzos... y un beso grande...

Mel.-